Las redes sociales desde una taza de café

Siglo XXI y sus constantes revoluciones han puesto de cabeza al mundo con las innovaciones tecnológicas. Cada día estamos más cerca a través de un dispositivo electrónico, pero a la vez más lejos de las personas que nos rodean. Comunicarse desde China con alguien en Australia ya no es impedimento por la creciente ola de tecnologías que han facilitado la comunicación de los seres humanos. Un celular y el uso de las redes sociales han hecho posible en cuestión de segundos lo que a las personas le tomaba horas anteriormente al trasladarse de un punto a otro.

Reencontrarse con ese compañero de estudios o familiar del cual tenías años sin saber el más mínimo detalle ya es posible gracias a la tecnología. Hoy las redes sociales juegan un papel imprescindible en el desarrollo comercial de una empresa y de la vida diaria de billones de personas en el mundo. Es increíble la cantidad de información personal que se puede encontrar en la web, ofrecida por los mismos usuarios. Gracias a esto las estrategias comerciales son más personalizadas y alcanzan el nivel de éxito deseado.

Más allá de los negocios, las redes sociales generan tanta pero tanta información que se habla del “Big Data”se ha convertido es una especialidad para poder estudiar los datos ofrecidos por los usuarios y va desde segmentar para vender un producto hasta llegar a influir en la decisión de un votante en los comicios electorales. Increíble pero cierto, estamos dejando en la web toda la información necesaria para que terceros influyan en nuestros hábitos de consumo en todos los sentidos hasta el punto de influir en nuestra forma de pensar.

Si bien es cierto todo lo positivo que trae, al reducir costos, tiempo y en especial por facilitarnos las cosas, las redes sociales han venido a la vez a reducir la interacción entre las personas y a convertirnos en seres más fríos que en esperan un comentario, “me gusta” o retweet en búsqueda de aprobación. Nos ha vuelto en cierto tan insensibles que preferimos grabar antes que socorrer y he ahí lo que debemos analizar, si el uso que le etsamos dando es positivo o no. Debe ir más allá de llenar nuestra vanidad y ser parte del montón.

 

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: